Juan Espadas defiende la “utilidad” del Parlamento y pide alejarlo del “insulto” para conectar con la “Andalucía real”

El secretario general del PSOE de Andalucía, Juan Espadas, ha asistido esta mañana al acto institucional celebrado en el Real Alcázar de Sevilla en conmemoración del 40 aniversario del Parlamento andaluz y ha destacado que esta celebración “forma parte de la mejor historia de Andalucía” además de reconocer el enorme valor y el gran trabajo realizado para llegar a aquella fecha histórica. 

Así, ha defendido que todos estos años han sido posibles gracias a la labor desarrollada por  personal y por los diputados que lo han integrado durante las sucesivas legislaturas, que han dado lo mejor de sí mismos para que la representación que ostentaban de los andaluces haya estado a la altura de lo que quiso el pueblo andaluz. Espadas, ha pedido «bajar la tensión» en la actividad parlamentaria para que los diputados sean «capaces de ser útiles siendo constructivos, creativos y propositivos, pero nunca desde la descalificación o el insulto al adversario político o al que opina de una forma diferente», de forma que la Cámara se convierta en una «caja de resonancia» de los problemas de la «Andalucía real».

«40 años después también necesitamos que el Parlamento esté a la altura de los retos de la sociedad», ha defendido, para trasladar un mensaje de «estabilidad, certidumbre y confianza en las instituciones». A su juicio, los retos actuales pasan por «seguir corrigiendo la desigualdad en la distribución de la riqueza y los desequilibrios territoriales en una comunidad extensa en su territorio, diversa y con ocho provincias que aspiran sin duda al máximo», por lo que ha recalcado que «en un momento de transformación como el actual, Andalucía tiene que estar también donde estuvo hace 40 años, siendo capaz de ser vanguardia de otros territorios de España, de generar sus propias oportunidades y de gestionarlas bien sin dejar a nadie atrás y siendo capaces de capaces de ser justos y de generar riqueza y distribuirla». 

En este sentido, Espadas ha asegurado que el Parlamento debe «dar también ejemplo» ante la actual situación social y política y «proyectar que nuestros debates y el trabajo parlamentario sirve y es útil a la sociedad». «El Parlamento tiene que ser una caja de resonancia de los problemas de los andaluces, de sus reivindicaciones, de las cosas que quedan pendientes y de las que hay que mejorar. Y en ese sentido creo que el código ético de quienes le dan sentido, los parlamentarios, debe ser un elemento fundamental», ha recalcado.Espadas, que ha subrayado que Andalucía «sabe mejor que ninguna otra comunidad qué significa reivindicar los derechos, conseguirlos y ser capaz de gestionarlos».